Inicio > Astronomia > Menos posibilidades de encontrar planetas habitables

Menos posibilidades de encontrar planetas habitables


Menos posibilidades de encontrar planetas habitables


Un exoplaneta con una masa similar a la de Júpiter podría tener efectos muy graves sobre un planeta más pequeño candidato a la vida / NASA
Los astrónomos a la caza de planetas que orbitan estrellas cercanas similares al Sol buscan señales de mundos rocosos, parecidos a la Tierra, que se encuentren en la llamada zona habitable, aquella donde las condiciones de temperatura o la probabilidad de que exista agua líquida son suficientemente estables para que pueda aparecer alguna forma de vida. En los últimos meses, se han descubierto nuevos exoplanetas y ha aumentado la esperanza de que, algún día, se muestre ante los telescopios uno tan similar al nuestro que albergue «algo» que respire. Sin embargo, una nueva investigación realizada a través de un modelo computacional puede frustrar a los más soñadores. El estudio sugiere que algunos de los planetas candidatos encontrados hasta ahora no lo son tanto, debido a las fuerzas externas que ejercen sobre ellos sus vecinos gigantes con órbitas «muy excéntricas». Los empujarían con fuerza lejos de su estrella, de forma que en tan sólo cada mil años cambiaría el clima y se podrían producir glaciaciones.
De la primavera a la glaciación

Los planetas fuera del Sistema Solar candidatos a albergar vida podrían dejar de serlo por extrañas órbitas de planetas vecinos que influyen sobre su habitabilidad, según un trabajo realizado por el Laboratorio planetario virtual del Centro de Vuelos espaciales Goddard de la NASA, en colaboración con la Universidad de Arizona (EE.UU.) y el Laboratorio de Astrofísica de Burdeos (Francia). Un exoplaneta con la masa parecida a la de Júpiter pero con una altísima órbita elíptica podría tener efectos muy poderosos y devastadores sobre la órbita de otro pequeño planeta en el mismo sistema.
Por ejemplo, los investigadores han observado que la órbita de estos cuerpos más pequeños podría alargarse y volverse más circular en tan sólo mil años y además hacerlo de forma repetitiva. Así, este fenómeno aumentaría la posibilidad, por ejemplo, de que su temperatura media se modificase cada milenio. «Durante parte del tiempo el agua líquida podría existir sobre la superficie, pero en otro momento podría llegar a hervir», asegura Rory Barnes, de la Universidad de Washington. En el caso de un planeta similar a la Tierra en el borde exterior de su zona habitable, el compañero gigante podría enviarlo tan lejos de su estrella que provocaría una glaciación en el planeta.
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: