Inicio > Astronomia > Concebir un bebé en el espacio exterior puede ser peligroso

Concebir un bebé en el espacio exterior puede ser peligroso

Los embriones corren el riesgo de sufrir alteraciones del corazón, óseas y neuronales por la falta de gravedad

Quizás algún día a la especie humana no le quede más remedio que abandonar la Tierra y embarcarse en una migración cósmica, o quizás, sin llegar a extremos tan catastrofistas, sienta la imperiosa necesidad de colonizar otros mundos como ya ha conquistado los últimos rincones del planeta. Llegado el momento, será inevitable plantearse el delicado asunto de la procreación, pero hay un factor que puede convertir este acto natural en un asunto de riesgo: la falta de gravedad. Científicos de la Universidad de New South Wales en Australia que han simulado condiciones de gravedad cero para conocer su efecto en las células embrionarias, aseguran que concebir en el espacio es muy poco recomendable. El embrión podría sufrir múltiples problemas, desde daños neuronales y de corazón hasta deformaciones óseas y alteraciones en el tejido muscular.

2001: Una odisea en el espacio
La procreación en el espacio será «inevitable» en el futuro
Para simular la microgravedad en la Tierra, los investigadores utilizaron un dispositivo creado por la NASA en el que células madre embrionarias humanas -que tienen la capacidad de convertirse en cualquier otra célula- flotan como un astronauta en una nave espacial durante casi un mes, según informa la web especializada Space.com. Después de ese tiempo, los científicos comprobaron que las células habían cambiado. El 64% de sus proteínas eran diferentes a las de las células cultivadas en gravedad normal. Y los cambios no eran buenos. Aumentaron las proteínas que degradan los huesos y se vieron afectadas las que participan en la división celular, el sistema inmunitario, los músculos y el esqueleto.
Algo inevitable
Estos resultados advierten de que la procreación en el espacio puede estar llena de peligros. «El efecto de la microgravedad en el crecimiento de un embrión o un feto puede ser similar al que sufre un cuerpo adulto, pero en ellos es mucho más perjudicial», explica el investigador Helder Marcal. La cuestión es que el cuerpo de un adulto puede adaptarse a algunos ambientes de falta de gravedad -solo hay que ver a los astronautas en la Estación Espacial Internacional (ISS)-, pero se desconoce cómo puede adaptarse un embrión al mismo entorno. Los investigadores creen que el embrión podría sufrir daños óseos, alteraciones en los vasos sanguíneos y en el corazón y retraso en el crecimiento neuronal.
Sin embargo, «la procreación humana en el espacio es inevitable», ha señalado Marcal. «Los seres humanos vamos a tener que considerarlo en un futuro no muy lejano».
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: